Concepto Passive House

Concepto Passivhaus

El estándar Passivhaus es un método de construcción nacido en Alemania en 1991 con el fin de conseguir un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.

El estándar Passivhaus es el líder mundial en diseño de eficiencia energética. Comenzó como un concepto de construcción para edificios residenciales en Europa Central. Hoy en día, el Estándar de la Casa Pasiva se puede implementar en todo tipo de edificios en casi cualquier parte del mundo . La demanda de casas pasivas, así como la información y la experiencia con casas pasivas ha ido aumentando a un ritmo enorme, lo que refleja la evolución de la tendencia en este campo.

En nuestro clima, se ha de tener en consideración el problema que puede ocasionar el sobrecalentamiento en verano. Por ello, analizamos los edificios de una manera holística dónde previamente se ha determinado el clima único de su localización.

Los siguientes cinco principios básicos se aplican para la construcción de Casas Pasivas:

Aislamiento térmico Todos los componentes de construcción opacos de la envoltura exterior de la casa deben estar muy bien aislados. Para la mayoría de climas templados, esto significa un coeficiente de transferencia de calor (valor U) de 0.15 W / (m²K) como máximo, es decir, se pierde un máximo de 0.15 vatios por grado de diferencia de temperatura y por metro cuadrado de superficie exterior.

Ventanas pasivas de la casa Las ventanas deben estar bien aisladas y provistas de acristalamientos de baja emisividad rellenos de argón o criptón para evitar la transferencia de calor. Para la mayoría de los climas templados, esto significa un valor U de 0,80 W / (m²K) o menos, con valores g alrededor del 50% (valor g = transmitancia solar total, proporción de la energía solar disponible para la habitación).

Recuperación de calor de ventilación La ventilación eficiente de recuperación de calor es clave, lo que permite una buena calidad del aire interior y ahorro de energía. En la casa pasiva, al menos el 75% del calor del aire de escape se transfiere al aire fresco de nuevo por medio de un intercambiador de calor.

Hermeticidad del edificio Las fugas no controladas a través de los huecos deben ser menores que 0,6 del volumen total de la casa por hora durante una prueba de presión a 50 Pascales (tanto presurizadas como despresurizadas).

Ausencia de puentes térmicos Todos los bordes, esquinas, conexiones y penetraciones se deben planificar y ejecutar con gran cuidado, de modo que se puedan evitar los puentes térmicos. Los puentes térmicos que no se pueden evitar deben minimizarse en la medida de lo posible.